Hace un tiempo curoseando por los blogs me encontré con esta receta,  me interesó mucho y la guardé, hoy ha llegado el momento de prepararla, a mi todo lo oriental me gusta mucho y me llamó la atención la técnica que se utiliza en su elaboración se llama:« tangzhong» que consiste en llevar al fuego: leche, harina y agua hasta que espese, se deja enfriar y luego se agrega al resto de ingredientes para el amasado.

Le voy a incorporar a esta elaboración «Té Matcha»: es un té verde de gran calidad que se cultiva exclusivamente en japón y tiene muchas propiedades que benefician nuestra salud, una de ellas son los antioxidantes. Se presenta en forma de polvo muy fino y perfumado, su característica principal es el intenso color esmeralda.

El resultado me ha sorprendido gratamente, queda un pan muy suave, esponjoso y gustoso al paladar. Si no tienes el té lo puedes preparar solo y queda igual de delicioso.

La preparación es muy fácil solo hay que vigilar el levado, yo he preparado la masa la noche anterior, lo dejé levar una hora y lo puse en la nevera, al día siguiente para el segundo levado me ayudé del horno a 40 grados con la puerta entre abierta, tardó media hora… así lo tuve a tiempo en la mesa para desayunar.

 

 

 

Pan de Té Verde

 

Ingredientes:

  • 540 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de azúcar
  • 8 gr de sal
  • 7 gr de levadura seca de panadero
  • 2 huevos L
  • 60 gr de nata
  • 55 gr de leche
  • 50 gr de mantequilla derretida
  • 185 gr de tangzhong (50 gr de harina de fuerza, 125 ml de agua, 125 ml de leche)
  • 1 cda de té Matcha
  • huevo batido para pincelar
  • semillas de sésamo (opcional)
  • Un molde grande para pan engrasado.

Preparación:

  • Para empezar vamos a preparar el tangzhong. Ponemos en un cazo a fuego medio bajo: la leche, el agua y la harina, removiendo constantemente con un batidor de mano para que no se formen grumos ni se pegue, cuando la mezcla empiece a espesar y al pasar el batidor queden marcadas las rayas de las varillas lo retiramos , lo pasamos a un cuenco, lo cubrimos con papel film y lo dejamos enfriar.

 

  • En el bol de la batidora echamos: la leche, nata, huevos, el tangzhong, azúcar, sal, harina y levadura, teniendo cuidado que no se mezcle con la sal, la mantequilla la reservamos para luego.Empezamos a batir con el accesorio de gancho para masas a velocidad media durante unos 10 minutos . Cuando veamos que todo está bien integrado añadimos la mantequilla y continuamos batiendo unos 15 ó 20 minutos más, la masa tiene que quedar elástica y suave.

 

  • Ponemos la masa en la encimera espolvoreada con harina y la dividimos en dos partes iguales, pasamos una mitad al bol de la batidora, le agregamos el té y lo dejamos amasando hasta que se integren bien, mientras se mezclan terminamos de amasar a mano la otra mitad hasta que quede fina y elástica, la ponemos en un cuenco, lo tapamos con film, igual hacemos con la otra masa. Las dejamos levar a temperatura ambiente hasta que dupliquen su volumen, a mi me tardó una hora, luego lo puse a la nevera hasta el siguiente día.

 

  • Al día siguiente  sacar las masas de la nevera 2 horas antes, si lo haces el día anterior,  para que se ponga a temperatura ambiente, ponerlas sobre la encimera y amasar un  poco para quitar el aire del levado, dividirlas en tres partes iguales, hacer unas bolitas y  dejarlas reposar 10 minutos.

 

  • Pasado este tiempo preparamos el molde, yo lo hice en dos, uno mediano y otro pequeño y estiramos las masas una de cada color formando un rectángulo de unos 8 por 12 cm, poner una encima de la otra y pasar el rodillo, luego doblar la parte superior hacia el centro, igual con la parte inferior, le damos la vuelta a la masa y pasamos el rodillo y volvemos a doblar hacia el centro ambas partes y volver a repetir la operación por tercera vez, al final damos la vuelta a la masa y enrollamos. repetimos esta operación con el resto de bolitas, yo coloqué dos partes en un molde mediano y la tercera en el molde pequeño.

 

  • Una vez colocados los rollos en los moldes previamente engrasados, hay que dejarlo levar por segunda vez hasta que duplique su volumen, yo como tenía prisa lo puse dentro del horno a 40 grados con la puerta entreabierta, en media hora ya lo tuve a punto.

 

  • Después del segundo levado pincelar la masa con huevo batido, esparcir las semillas de sésamo y llevar al horno a 180 grados por 30 minutos, tomará un color dorado.

 

  • Cuando el pan ya está listo, retirar del horno y antes de pasarlo a una rejilla, dejar que se enfríe un poco dentro del molde.

 

 

 

 

 

Tips:

  • El tiempo del levado depende de la temperatura ambiente, si hace frío tardará un poco más.
  • El pan se puede conservar dentro de una bolsa hermética.

 

Receta elaborada por Isabel Verástegui.