Esta crema para mi es el buttercream perfecto porque es muy suave y lleva poco azúcar por lo tanto no es empalagosa , queda muy bien para decorar tartas, cupcake o para rellenos.Cuando utilizo esta crema lo que me sobra lo conservo en la nevera y luego lo utilizo para untar a las galletas o el pan de la merienda, es buenísima.
En esta ocasión lo he preparado para decorar los cupcake sin gluten por lo tanto todos los ingredientes son free de gluten. Es muy exquisita una vez que lo pruebas no puedes parar, su textura es aterciopelada, la mantequilla y la bechamel de  le dan una suavidad deliciosa.

 

Buttercream Perfecto

 

Ingredientes:

  • 3 cdas de maicena
  • 250 ml de leche
  • 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 gr de azúcar blanca
  • 1 cdta de vainilla
  • 1 pizca de colorante sin gluten

 

 

Elaboración:

  1. En un cazo calentar la mitad de la leche a fuego bajo y en la otra mitad disolver la maicena, una vez disuelta agregar a la leche que está en el fuego, remover hasta que quede bien espesa con cuidado que no se pegue, una vez listo vaciar a un cuenco tapar con film y reservar hasta que se enfríe bien.
  2. Por otro lado se bate la mantequilla con el azúcar a velocidad alta hasta que cambie de color y quede una crema bien esponjosa, este proceso es importante, yo lo he batido unos 20 minutos aproximadamente, tiene que disolverse el azúcar.
  3. Se echa el extracto de vainilla, el colorante si lo deseas con algún color específico y la bechamel ya fría, se sigue batiendo un rato más hasta que se incorpore bien a la mezcla y se disuelva completamente los residuos de azúcar.
  4. Una vez listo se echa a un bol, se tapa con film y se lleva a la nevera unos 15 minutos.La verdad es que yo inmediatamente lo puse en una manga pastelera y decoré los cupcake porque me quedó con una consistencia muy buena.

 

 

 

 

Tips:

  1. Asegurarse de que la mantequilla esté a temperatura ambiente, es importantísimo para el batido.
  2. La vainilla la puedes sustituir por cualquier otro saborizante que te apetezca.
  3. La bechamel tiene que estar fría a temperatura ambiente.
  4. Una vez que echas la bechamel a la crema no batas en exceso porque se puede cortar.